La labor de la Alianza Mar Blava para la protección del Mar Mediterráneo. Por Carlos Bravo(*)

La labor de la Alianza Mar Blava para la protección del Mar Mediterráneo. Por Carlos Bravo(*)

La Alianza Mar Blava es una plataforma intersectorial, nacida en las Islas Baleares pero con vocación integradora hacia las demás comunidades costeras del Mediterráneo, que tiene como objetivo contribuir a la protección y defensa de la riqueza ambiental de este mar frente a una serie de amenazas que penden sobre sus aguas y costas.

Actualmente está constituida por más de un centenar de miembros tanto de las Administraciones públicas (Govern balear, Consells insulares de Formentera, Ibiza, Menorca y Mallorca, y diversos ayuntamientos de estas islas) como del sector privado (entidades de sectores económicos como el turismo, la pesca o el náutico) y de la sociedad civil (organizaciones sociales y ecologistas; sindicatos y otras instituciones públicas y privadas).

Sus objetivos a largo plazo son, en primer lugar, conseguir que el Mediterráneo español sea declarado por Ley en las Cortes Generales como zona libre de prospecciones de hidrocarburos y, por otro, fomentar el desarrollo y la implantación urgente, en el entorno mediterráneo, de un modelo energético sostenible, basado primordialmente en el ahorro y la eficiencia energética y las energías renovables.

Entre tanto, a corto y medio plazo, dado que en la demarcación marina levantino-balear hay actualmente una serie de proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos que amenazan la economía y el medio ambiente de las comunidades costeras del Mediterráneo, la Alianza está trabajando intensamente para lograr el archivo de todos estos proyectos.

De hecho, esta lucha contra las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo ha dado ya sus primeros frutos: las compañías Cairn Energy y Services Petroliers Schlumberger se han visto forzadas a abandonar sus planes de exploración y posterior extracción de hidrocarburos en el golfo de Valencia y en golfo de León, respectivamente.

La labor de la Alianza Mar Blava ha sido determinante para lograr que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) procediera, el pasado mes de julio, a archivar el proyecto de prospecciones petrolíferas de la empresa Services Petroliers Schlumberger en el golfo de León, frente a las costas de Cataluña y de las Islas Baleares.

El archivo de este proyecto de Schlumberger (la mayor empresa de servicios petroleros a nivel mundial, con 35.500 millones de US$ de ingresos en 2015) ha sido fruto de la combinación del esmerado trabajo jurídico de la Alianza Mar Blava con su continuada y constante labor técnica y de seguimiento de los expedientes de proyectos de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo, así como de su denuncia de los elevados riesgos medioambientales y socioeconómicos que éstos conllevan.

Para la Alianza Mar Blava, este logro supone un nuevo avance hacia el objetivo final de conseguir un Mediterráneo libre de prospecciones de hidrocarburos. Es también una nueva victoria de toda la sociedad balear y sus instituciones contra los proyectos de esta índole actualmente en tramitación en este mar, tras la lograda en 2015 frente a la petrolera Cairn Energy, en el golfo de Valencia, la cual se vio obligada a renunciar a sus propósitos como consecuencia de la rotunda oposición social e institucional que generó su proyecto.160811 mapa proyectos en tramitacion demarc lev-balear 720w

Así mismo, y en relación con todo lo anterior, está la campaña de la Alianza para conseguir la declaración del Corredor de Migración de Cetáceos que va desde el golfo de Valencia al golfo de León -y cuya integridad se ve amenazada por varios de esos proyectos de prospecciones de hidrocarburos-, como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) del Convenio de Barcelona, así como la aplicación de forma inmediata de un régimen preventivo de protección en este área y de medidas de reducción de la contaminación acústica submarina.

A esta propuesta de la Alianza se han sumado ya el Parlament balear, de forma unánime (en su sesión plenaria del pasado 16 de febrero), el Govern balear (Acuerdo del 27 de mayo pasado), el Govern catalán (Acuerdo del 19 de julio), los Consells insulares de Mallorca, Menorca y Formentera, así una decena de ayuntamientos de las islas Baleares. También, el pasado 12 de abril, las cinco mayores ONG ecologistas de ámbito estatal (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Seo/Birdlife y WWF) mostraron públicamente su respaldo a esta iniciativa de la Alianza. La Comisión Europea también ha dado el visto bueno a esta iniciativa. Por todo ello, el MAGRAMA ya ha comunicado al Convenio de Barcelona que ha puesto oficialmente en marcha el proceso para la declaración de este ZEPIM. La Alianza vigilará que este proceso llegue a buen puerto.

No obstante, aunque ya se puedan celebrar algunas victorias, lo cierto es que todavía queda mucho trabajo por hacer hasta lograr que las aguas del Mediterráneo bajo jurisdicción española sean declaradas por Ley como zona libre de prospecciones de hidrocarburos.

Lamentablemente aún siguen en tramitación en la demarcación marina levantino-balear del Mediterráneo varios proyectos de prospecciones [como el de Spectrum Geo Limited en el mar Balear y el denominado MedSalt-2 del Instituto Nazionale di Oceanografía e di Geofísica Sperimentale (INOGS) de Trieste (Italia) en aguas de Mallorca e Ibiza y Formentera y varias solicitudes de nuevos permisos de investigación de hidrocarburos, además de la concesión de explotación vigente de Repsol en el área “Casablanca”, frente a las costas de Tarragona (ver mapa).

Todos estos proyectos ponen en riesgo los valores medioambientales y las bases socioeconómicas de las Islas Baleares y de otras comunidades vecinas ribereñas del Mediterráneo. No hay que olvidar que el propósito final estos proyectos es extraer hidrocarburos en el subsuelo marino, en aguas profundas, por medio de plataformas petrolíferas en alta mar. Son proyectos de la misma naturaleza que el que provocó el mayor vertido de crudo de la historia (de tres meses de duración): el de la plataforma Deepwater Horizon de British Petroleum en el golfo de México, el 20 de abril de 2010, un desastre medioambiental cuyos efectos perdurarán durante décadas.

La Alianza Mar Blava anima a todas aquellas entidades que compartan sus objetivos a adherirse a ella y reforzar así, con su incorporación, este movimiento social, cuyo funcionamiento se fundamenta en el trabajo conjunto de todos los sectores de la sociedad (Administración, sector privado y sociedad civil), en base al consenso.

Carlos Bravo Villa, 29 de agosto de 2016

* Carlos Bravo Villa (carlos.bravo@salviateam.eu; @capitanfoton) es biólogo, consultor ambiental en Salvia y Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava




Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com