México post COP22. Por Valeria Cruz y Ninel Escobar

México

Las comunidades y especies de México ya están viviendo los efectos del cambio climático de manera drástica

Fotografía: costa de México ©Robert de Jongh-WWF

Como ejemplo, en octubre de 2015 se formó el ciclón tropical más intenso jamás registrado: Patricia. Si bien este huracán causó muchos menos daños que los esperados debido a sus características y la baja población e infraestructura de la zona en la que tocó tierra, en el Pacífico mexicano, sí logró que gran parte de la población entendiera la dimensión del daño que pueden causar los eventos climáticos extremos.

Por sus condiciones geográficas, sociales y económicas México es un país altamente vulnerable a sus efectos. Estimaciones oficiales señalan que el 50% de la población vive en condiciones de pobreza, mientras que el 44% habita en zonas costeras. Si bien el país solo produce el 1.5% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que causan el cambio climático, alcanzar los objetivos globales de reducción de emisiones depende de los esfuerzos que realice cada país.

Con la firma y ratificación del Acuerdo de París por parte del gobierno federal, México se compromete a reducir con recursos propios en 22% sus emisiones con relación a las del año 2013 y hasta un 36% adicional con ayuda internacional.

México

Vista aérea de los manglares de la Reserva de la Biosfera Marismas Nacionales, Nayarit, México.© Pablo Fregoso- WWF

WWF considera crucial que el gobierno cumpla este compromiso en tiempo y forma definiendo metodologías trasparentes, recursos financieros suficientes, mecanismos de implementación participativos y colaborativos así como métodos sólidos de evaluación periódica.

De acuerdo con el Informe anual sobre la disparidad en las emisiones 2016, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para Medio Ambiente (PNUD, por sus siglas en inglés) el día antes de la entrada en vigor del Acuerdo de París, las emisiones previstas para 2030 deben recortarse en un 25%  si queremos mantener la temperatura global del planeta dentro de unos límites manejables.

En 2018 México tendrá la oportunidad de revisar y ajustar sus compromisos. WWF considera que esta es una ocasión ideal para aumentar su nivel de ambición de reducción de emisiones en línea con la meta de estabilizar el incremento de la temperatura global en 1.5 °C para finales del siglo. Para lograrlo deberá impulsar la transición hacia una economía competitiva, incluyente y baja en carbono, eliminando el uso de combustibles fósiles como fuente de energía y promoviendo el uso de energías renovables de forma sostenible ambiental y socialmente.

Asimismo, tendría que buscar una transición energética que no utilice tecnologías con altos riesgos e impactos ambientales y sociales, como la explotación del gas natural y otros combustibles fósiles, la fractura hidráulica, la energía nuclear y las grandes represas. En este sentido, las estrategias y planes en el sector energético deberán ser compatibles y estar alineados con nuestros compromisos climáticos. Al hacerlo, el gobierno de México caminará hacia una política nacional de desarrollo integrada social, ambiental y económicamente.

En el ámbito de la adaptación al cambio climático, WWF celebra que este tema se ubique ahora en el mismo nivel de urgencia e importancia que la reducción de emisiones. Por esta razón y dadas las condiciones de vulnerabilidad del país, se espera que el gobierno de México logre definir con mayor precisión las metas y objetivos que busca alcanzar, así como los mecanismos para lograrlo.

Los Compromisos Nacionalmente Determinados (NDC) deben contener objetivos medibles en tiempo y ambición. Esta es una oportunidad para que México se convierta en un líder en el diseño de metodologías y mecanismos de rendición de cuentas a nivel internacional, que midan el impacto de las acciones domésticas en el avance de las metas globales tanto de mitigación como de adaptación.

Finalmente, WWF considera indispensable que el gobierno se apoye en la sociedad civil organizada, la academia, la iniciativa privada y las comunidades locales para lograr materializar sus compromisos como país firmante del Acuerdo de París en acciones concretas. Únicamente así podrá lograr un verdadero impacto en el bienestar de su población y del planeta. Solo unidos podremos hacerle frente a una amenaza tan grande.

Otras tribunas en: WWF y el Clima en Marruecos, la COP22 de Cambio Climático

Esta tribuna puede reproducirse libremente, citando el órigen y a sus autores.

 

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com