La nueva arena global en la acción climática. Por (*) Mariana Panuncio / WWF

A Climate Witness Story - Mousuni Island, Sundarbans, India Description: Children play on the beach by the sea defences that have been broken and decimated by sea level rises due to climate change, Mousuni Island, Sundarbans, India. Date Created: December 15, 2009 Copyright Credit: © WWF / Simon Rawles

Mariana Panuncio, directora senior, Cooperación Climática Internacional,  WWF-Estados Unidos.- Con el inicio de las negociaciones sobre el clima de la ONU, continuamos con un momentum sin precedentes de acción global contra el cambio climático. Esto incluye una “trifecta” de convenios internacionales sobre cambio climático, lo que demuestra una nueva era de voluntad política y cooperación.

El pasado diciembre, las naciones del mundo crearon una nueva arquitectura internacional para combatir el cambio climático con el Acuerdo de París. Diez meses después, los negociadores de la ONU lograron un acuerdo para reducir las emisiones de la industria de la aeronáutica internacional. Y dos semanas más tarde, el mundo se comprometió a eliminar los peligrosos gases HFC utilizados en refrigeradores y en aparatos de aire acondicionado.

Hoy, cuando se inicia la nueva ronda de de negociaciones sobre el clima en Marrakech, el Acuerdo de Paris ya está en vigor, lo cual ocurrió solo 11 meses después de haber sido firmado, mucho antes de lo anticipado.

Nueva arena global en la acción climática

Aún cuando las diferencias entre las perspectivas y posiciones de los países continúan, ya hay un entendimiento general de que hay mucho más por ganar si abordamos la crisis climática juntos, en lugar de intentar enfrentarla divididos. Las negociaciones de la ONU que empiezan esta semana, pueden y deben construir sobre este momentum de cooperación internacional sobre el clima, convirtiendo la promesa del Acuerdo de París en acciones concretas y urgentes.

Aún cuando el Acuerdo de París estableció metas de temperatura ambiciosas y una causa común para el planeta, los detalles sobre cómo los países lograrán esas metas están por ser planteados y sometidos a discusión. En Marrakech debemos poner manos a la obra y clarificar las reglas del Acuerdo de París al respecto de la transparencia, las finanzas y el futuro desarrollo de los mercados de carbono.

Las discusiones sobre el clima en Marrakech también tienen que empoderar a los gobiernos del mundo para lograr las metas planteadas y crear las condiciones para fomentar el establecimiento de unas más ambiciosas. Las metas establecidas evitarán seguir la trayectoria catastrófica que nos hubiera llevado a un incremento de la temperatura por arriba de los 4.5 grados Celsius para mediados de siglo. Todavía estamos fuera de los parámetros necesarios para permanecer por debajo de los 2 grados Celsius con los compromisos actuales, y aún más lejos de la meta ideal que es 1.5 grados, que es el llamado del Acuerdo de París. Pero sabemos que esta es la meta para protegernos de los peores impactos del cambio climático.

A dried up river bed in the Anti Atlas mountains of Morocco, North Africa Description: A dried up river bed in the Anti Atlas mountains of Morocco, North Africa. In recent years, rainfall totals have reduced by around 75% as a result of climate change. This has led to many Berber villagers abandoning their fields and migrating to the cities to try and find work, as they can no longer grow food to support themselves. Date Created: April 09, 2012 Copyright Credit: © Global Warming Images / WWF

A dried up river bed in the Anti Atlas mountains of Morocco, North Africa. In recent years, rainfall totals have reduced by around 75% as a result of climate change. This has led to many Berber villagers abandoning their fields and migrating to the cities to try and find work, as they can no longer grow food to support themselves. Credit: © Global Warming Images / WWF

Ahora tenemos la mejor oportunidad para cerrar esta brecha entre las ambiciones y las emisiones, y debemos construir rápidamente sobre esta base en los siguientes años. La lógica es parecida a la de las inversiones; las reducciones de emisiones que hagamos hoy darán mayores dividendos 30 años después, que si las hacemos en una fecha posterior. Las reducciones serán más pronunciadas y costosas entre más esperemos. Para lograr nuestras metas, debemos continuar aprovechando las oportunidades de reducir emisiones y mejorar nuestra preparación para afrontar efectos del cambio climático ahora, antes del 2020. Debemos encontrar oportunidades adicionales de mejorar los objetivos a mediano plazo.

El “dialogo facilitador” de 2018, un evento incluido en la arquitectura del Acuerdo de París, es la siguiente gran oportunidad global para que los países hagan un balance de su progreso colectivo hacia las metas de París y para aumentar sus contribuciones nacionalmente determinadas (NDC por sus siglas en inglés). Si los países usan esta oportunidad para identificar oportunidades concretas y aprovecharlas estableciendo metas más ambiciosas, entonces conseguiremos muy buenas ganancias, cerrando esta brecha de emisiones. Esto significa que en Marrakech debemos preparar el camino para el diálogo en 2018, y lo podemos hacer identificando y propiciando las condiciones y el proceso necesario en los siguientes dos años para alcanzar una mayor ambición.

El huracán Patricia desde el espacio2 Foto: StationCDRKelly. Facilitada por WWF para su blog de COP22

El huracán Patricia desde el espacio2 Foto: StationCDRKelly. Facilitada por WWF para su blog de COP22

No podemos olvidar que el cambio climático no es un problema exclusivo de los gobiernos. Es tarea de todos hacer todo lo posible para combatir esta crisis climática.  La COP22 debe aumentar la colaboración entre el sector de los negocios, las ciudades, las comunidades, los individuos y los gobiernos del mundo entero. Marrakech puede ser el lugar donde todos los actores tengan la oportunidad de exhibir un progreso tangible en sus compromisos, al mismo tiempo que presentan sus nuevas apuestas, mucho más ambiciosas.

Los líderes de negocios hablarán sobre cómo sus compañías están tomando un enfoque basado en la ciencia para decarbonizar sus operaciones y movilizar a sus proveedores para que sigan su ejemplo. Escucharemos de ciudades que se comprometen a metas de energía renovable ambiciosas y planes a largo plazo para decarbonizarse para el año 2050. Este tipo de colaboración puede acelerar la entrega de resultados e inspirar nuevos esfuerzos para reducir emisiones y construir resiliencia en comunidades alrededor del mundo.

Marrakech es nuestra oportunidad de arrancar el Acuerdo de París correctamente. No podemos dormirnos en nuestros laureles a pesar de las ganancias que hemos tenido en los últimos 12 meses. El año pasado vimos una ola global de voluntad política para actuar contra el cambo climático. Tenemos que construir sobre ese momentum en Marrakech y comenzar a trabajar en la promesa colectiva que nos hicimos, y que le hicimos al planeta. Al apoyarnos en la ciencia y los principios de equidad podemos lograr un futuro sustentable para todos.

Mariana Panucio, directora del Programa de Cambio Climático de WWF.

Mariana Panucio, EFE/Andrés Cristaldo

Esta ronda de negociaciones de la ONU sobre el clima, puede y debe marcar el camino.

(*) Mariana Panuncio, directora senior, Cooperación Climática Internacional,  WWF-Estados Unidos.

 

 

Otras tribunas en: WWF y el Clima en Marruecos, la COP22 de Cambio Climático

Esta tribuna puede reproducirse libremente, citando el órigen y a sus autores.

(c) Planta de energía solar Horus en Guatemala (5)

(c) Planta de energía solar Horus en Guatemala




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com