Los amigos del bonsái con Japón. Por (*) Juan María Calvo

Una familia japonesa lleva las únicas pertenencias que han conseguido encontrar entre los restos de lo que fuera su vivienda. EFE/Asahi Shimbun

Juán Maria Calvo.- Los aficionados al bonsái consideramos a Japón como una especie de Vaticano de la “religión” que practicamos. que es una forma más de admirar y respetar a la naturaleza. El bonsái, es decir el cultivo de árboles en platos o bandejas como modo de introducir a la naturaleza dentro de las casas, nació en China, pero durante los últimos siglos es un arte que se ha desarrollado en Japón. La imágen de un bonsái representa a Japón casi tanto como el disco rojo sobre un fondo blanco, el sol naciente que pinta la bandera japonesa.

Los aficionados españoles al arte del bonsai hemos vivido con consternación el terremoto del pasado 11 de marzo, el tsunami que arrasó una parte del país y drama nuclear que todavía no sabemos cómo terminará. Y somos muchos los que no queremos quedarnos simplemente en la solidaridad emotiva. Es el momento de ayudar. Desde aquí me sumo a la iniciativa del gran maestro David Benavente (http://www.davidbenavente.com) quien ha convocado desde su web a todos quienes sientan la necesidad de aportar alguna colaboración que sirva para ayudar a los japoneses a recuperar la normalidad.

Pinchando aquí podéis acceder a una relación de organizaciones que están recogiendo fondos para canalizar la entrega de ayuda, siguiendo las instrucciones de la Embajada de Japón en Madrid. Lo siento, pero hoy no es momento de lirismos ni tenemos cuerpo para hablar del despertar de los bonsais de hoja caduca en el comienzo de esta primavera. Es tiempo de ayudar todos a los damnificados del terremoto para que reconstruyan sus ciudades y para que en las casas de muchos de ellos pueda entrar de nuevo un bonsái.

Muchas gracias por vuestra cooperación.

Juan María Calvo

Periodista




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com