El Parque Natural de “els Aiguamolls de l’Empordà”. Por (*) Manel González

emporda

En los humedales y marismas suele concentrarse una gran cantidad de vida, especialmente de aves. Un paseo por ellos con una cámara fotográfica, de vídeo, o tan solo provistos de un teléfono móvil suele ofrecernos la posibilidad de captar bellas imágenes.

Aprovechando unos días de descanso y para desconectar del buceo he visitado uno de los humedales más interesantes de Cataluña. Se trata del Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà, ubicado en la Costa Brava Norte a pocos kilómetros de distancia de Roses.

Este Parque Natural tiene una superficie de más de 4700 Ha de las que unas 800 son reserva natural estrictamente protegida. Si miramos el mapa pronto nos daremos cuenta de que está dividido en dos mitades separadas entre sí por la macrourbanización de Empuriabrava y por el núcleo urbano de Castelló d’Empúries. A esto hay que añadir los dos márgenes del tramo final del río Fluvià y la playa de Sant Pere Pescador, en el golfo de Roses.

emporda

Al estar ubicado entre el río, el mar y los campos de cultivo en los Aiguamolls de l’Empordà hay distintos ecosistemas bien diferenciados como es el caso de playas, arenales, lagunas costeras de agua salobre y prados con el suelo cargado con altas concentraciones de sal, prados inundables rodeados de canales de drenaje, cursos fluviales, lagunas y estanques de agua dulce además de campos de cultivo, entre los que destaca la zona dedicada al cultivo del arroz.

Toda esta gran variedad de ecosistemas explica la alta diversidad de fauna y de paisajes que podemos observar y sus variaciones anuales debido a la presencia o ausencia de especies migratorias y al aspecto cambiante de la vegetación según las condiciones climáticas.

Visita al Parque Natural Aiguamolls de l’Empordà

Para visitar els Aiguamolls de l’Empordà no hay una época del año mejor que otra. Todas tienen sus atractivos. En verano la ventaja es que podemos combinar el paseo por el parque y un baño en la playa, se trata de un plan perfecto para ir en familia.

El Parque Natural es un espacio abierto por lo que podemos acceder a él las veinticuatro horas del día. Esto es un gran atractivo para fotografiar el amanecer y observar a las aves con los primeros o los últimos rayos de sol del día.

Los itinerarios más habituales empiezan en la zona denominada El Cortalet, un espacio en donde se halla ubicado el Centro de Información del Parque, las oficinas, los servicios técnicos y el aparcamiento.

Los senderos

Desde aquí pueden realizarse distintas rutas a pie y, la mayoría, en bicicleta. Como es de esperar en una zona de humedales, todos los caminos son prácticamente llanos. Siguiendo distintos itinerarios podemos visitar los rincones más bellos e interesantes de los Aiguamolls de l’Empordà. Podéis descargaros los folletos de los distintos itinerarios y optar por hacer la ruta que os parezca más oportuna.

emporda

Para quién visite por primera vez este parque natural le recomiendo realizar el itinerario nº 1 dedicando algo de tiempo a la observación de la fauna desde los distintos observatorios que están estratégicamente situados. Son especialmente recomendables los que dan a la laguna del Cortalet, se trata de los miradores “Quim Franch” y “de las Gantes”. Este itinerario acaba en las torres Senillosa. Desde aquí se puede optar por regresar hasta el punto de partida o prolongarlo hasta la playa.

Las torres Senillosa son unos antiguos silos que servían para almacenar el arroz. Uno de ellos fue reconvertido en un mirador en el que se situó una plataforma de observación en su parte más alta. Desde arriba se divisa prácticamente todo el parque, lo que nos ayuda a valorar la importancia de este espacio natural.

Excepto el mirador de la torre Senillosa todos los observatorios y miradores están adaptados a personas con movilidad reducida y para cochecitos con niños pequeños.

La fauna del Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà

Uno de los grandes atractivos de los Aiguamolls de l’Empordà es que nos ofrece la posibilidad de observar numerosas especies de animales, especialmente aves, en itinerarios relativamente cortos. Aquí veréis todo tipo de aves acuáticas, además de cigüeñas, flamencos y, con un poco de suerte, hasta gamos. Para identificar las especies más habituales podéis descargaros esta pequeña guía de aves. Es muy útil y atractiva, sobre todo para los niños.

 

 

Recomendaciones

Las mejores horas para observar las aves son la mañana y el atardecer, y las épocas en que hay más especies coinciden con las migraciones (marzo – mayo y agosto – octubre), aunque durante todo el año se pueden ver especies interesantes.

Los prismáticos son imprescindibles para observar las aves. Si no lleváis, los podéis alquilar en el centro de información.

Durante los meses estivales es conveniente llevar algún repelente de mosquitos.

 

(*) Manel González (BIOIMATGEwww.buscandoelazul.com .

Más información en Bioimatge y Buscando el azul

Estos contenidos se pueden republicar, citando el origen y autoría.

Otras entradas de Nos mojamos




Secciones: