¿Cómo hacer del turismo una oportunidad para conservar nuestra biodiversidad? Por (*) Ninel Escobar y Judith Morales

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, en 2015 México ocupó el noveno lugar en la llegada de turistas internacionales y el segundo en el continente americano. Según cifras oficiales, la derrama económica que el turismo dejó en el país representó el 8.7% del Producto Interno Bruto (PIB) y empleó a 5.8 millones de personas.

Fotografía: © México es SECTUR.

Si bien esto nos habla de la importancia del sector para nuestra economía, el Foro Económico Mundial (FEM) ubicó a México en el lugar 30 entre 141 países en su Reporte sobre Competitivad en Viajes y Turismo el mismo año. Este evaluación documenta, a través de 90 indicadores, el desempeño de los países para impulsar un sector turístico sustentable y competitivo a nivel global. EL FEM destaca los recursos naturales y culturales de México y señala como áreas de oportunidad la seguridad y la sustentabilidad medioambiental.

La decimotercera Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica, que se lleva a cabo del 4 al 17 de diciembre en Cancún, se enfoca en cómo alcanzar la integración de la biodiversidad en la planeación para el desarrollo, en particular en cuatro sectores productivos: agricultura, bosques, pesca y turismo. Dicha integración implica que la biodiversidad sea considerada como parte del funcionamiento de estos sectores, que deberán reducir, evitar y mitigar los impactos negativos sobre la biodiversidad y buscar generar impactos positivos.

México es considerado un país “megadiverso”, lo que implica que en nuestro territorio habitan una gran cantidad y variedad de animales y plantas cuya existencia determina la belleza y el funcionamiento de lugares y paisajes emblemáticos como Cabo Pulmo en el Golfo de California, la Reserva de la Biosfera de Tehuacán-Cuicatlán en Puebla, las selvas bajas de gran parte de la costa del Pacífico, los remanentes de bosques de niebla en Veracruz y Puebla, así como el Sistema Arrecifal Mesoamericano en la costa del Caribe mexicano.

El turismo una oportunidad para la biodiversidad

Considerando lo anterior, resulta evidente que el sector público y privado tienen la gran oportunidad y responsabilidad de replantear el modelo de desarrollo turístico actual para beneficio de la gente y la biodiversidad. Entre otras cosas, es necesario fortalecer la regulación y cumplimiento de los destinos turísticos para la adopción de prácticas y estándares de sustentabilidad en temas básicos como el uso y tratamiento del agua, la eficiencia energética, la reducción de emisiones y la gestión residuos, pero también en temas más ambiciosos como la gestión del agua y el territorio a nivel de cuenca, la corresponsabilidad con las comunidades locales en el manejo de los recursos naturales de los que se benefician los desarrollos y la protección de ecosistemas y especies prioritarias como los manglares y los arrecifes de coral.

Con el objetivo de avanzar en esta dirección, la Secretaría de Turismo (SECTUR) creó una nueva figura en su legislación llamada Zonas de Desarrollo Turístico Sustentable (ZDTS). Estas zonas serán áreas delimitadas dentro del territorio nacional, decretadas por el Presidente, dentro de las cuales se deberán cumplir una serie de criterios que apunten hacia la sustentabilidad económica, ambiental y social.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Mexico ha trabajado cercanamente con el equipo técnico de SECTUR para que estas zonas incluyan criterios ambiciosos en materia ambiental y de conservación, que logren demostrar que es posible establecer un modelo alternativo de turismo.

Como caso piloto, se seleccionó a Huatulco, en Oaxaca, como el primer destino factible para ser decretado como ZDTS ya que ha sido, desde su origen, un ejemplo en la planeación y operación sustentable: 65% de su territorio es zona de reserva ecológica; tiene un sistema de recolección y tratamiento de aguas negras de excelencia; 90% de la energía eléctrica consumida es eólica y ha contado con la certificación Internacional EarthCheck -la organización líder mundial en consultoría y certificación para la industria de viajes y turismo- desde 2005, logrando la certificación Platinum en 2016. Tiene además una estructura de gobernanza participativa y representativa consolidada, basada en un Comité de Playas Limpias.

La expectativa al decretar a Huatulco como la primera ZDTS es reconocer a este destino por su compromiso con la sustentabilidad ambiental, apoyarlo para avanzar aún más hacia la integración de la biodiversidad y mostrar al sector público y privado en otros destinos turísticos del país la viabilidad de este modelo.

Finalmente, es importante señalar que todos estos esfuerzos requieren de turistas cada vez más informados y responsables en sus decisiones de consumo, que opten por viajar a lugares que incorporen a sus estrategias y proyectos la conservación de sus ecosistemas y especies, con el involucramiento de las comunidades locales.

 

(*) Ninel Escobar y Judith Morales, Coordinadora de Adaptación Climática y Subdirectora del Arrecife Mesoamericano Mexicano de WWF en México

 

Otras tribunas de Biodiversidad en Cancún. Plataforma compartida por EFE / EFEverde y WWF_lac con ocasión de la COP13 de Biodiversidad

Esta tribuna puede reproducirse libremente, citando el órigen y a sus autores.

 




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com