Detener una leyenda viva, detener la lucha. Por Carlos P. Cembrero

Archivo http://www.lafototeca.com 26/01/06.- El capitan canadiense Paul Watson (dcha.) junto a su barco con bandera canadiense "Farley Mowat" EFE/Nic Bothma. ¿Quieres ver todas las fotografías de EFE o adquirir alguna imágen? ventas@efe.es

Autor: Carlos P. Cembrero  Pondría una mano en el fuego porque el “Varadero I” estaba pescando ilegalmente en aguas de Guatemala. Podría jurarles que el “Ocean Warrior” contactó con las autoridades Guatemaltecas reportando la ilegalidad. Aseguraría incluso que la Fiscalía de Medio Ambiente de Guatemala pidió al barco de Sea Shepherd que remolcase al palangrero …

Autor: Carlos P. Cembrero 

Pondría una mano en el fuego porque el “Varadero I” estaba pescando ilegalmente en aguas de Guatemala. Podría jurarles que el “Ocean Warrior” contactó con las autoridades Guatemaltecas reportando la ilegalidad. Aseguraría incluso que la Fiscalía de Medio Ambiente de Guatemala pidió al barco de Sea Shepherd que remolcase al palangrero ilegal hacia San José en Guatemala. Me da en la nariz que el “Varadero I”, pidió no ser remolcado a Guatemala para evitar la sanción, que “metió timón” e inició la escapada hacia aguas internacionales intentando evadir su responsabilidad… Bueno, no le doy más vueltas, sin suposiciones,… se lo cuento y punto. Es que yo estaba allá. Es que fui ascendido a traductor en dos segundos porque nadie hablaba castellano a bordo.

Llegamos procedentes de Seattle camino de Costa Rica. En aguas de Guatemala presenciamos el despiece de tiburones capturados ilegalmente por el palangre del Varadero I. Comunicamos con la Fiscalía de Medio Ambiente de Guatemala ofreciéndonos a escoltarles a puerto, … “Ok, escóltenles a San José”.

Las mentiras de turno: “nos arrastraron las corrientes”, “se nos estropeó la máquina”. Los ruegos para que les dejásemos recobrar el arma y la presa: “déjennos recobrar el equipito”, “nos están fregando la línea y vale mucha plata”. Amenazas físicas a nuestros tripulantes que les pasaron el cabo de remolque: “nos amenazan con los anzuelos”. El engaño para quedar libres del remolque y la huida buscando aguas internacionales. La persecución y el encontronazo costado con costado. Rendición y ¡sorpresa!, la tortilla que se da la vuelta: … “mandamos un navío de guerra a su encuentro”… “¿OK, se harán cargo del pesquero ilegal?”… “no, ¡les detendremos a ustedes por piratería!”.

El armador golfo había movido sus influencias y nos echaba encima a los que protegen su sucio negocio. La firma del acuerdo con Costa Rica para proteger Isla del Coco al borde del abismo por incomparecencia forzosa de una de las partes. Proa a Costa Rica que había mucho más en juego allá. El Varadero I, libre para seguir delinquiendo. Premio al delincuente y acoso a quien cumple con la conciencia y la ley, denunciando y parando la destrucción.

Diez años después, un mundo que no funciona, sigue persiguiendo a quien actuó en beneficio de todos y por el respeto debido a la ley. Una maquinaria, que no es capaz de parar a los miles de embarcaciones que cada día faenan ilegalmente destruyendo lo poco que ya queda, quiere llevar a Paul Watson ante un tribunal. La mafia del “shark finning” tiene puesto precio a su cabeza. Su respuesta personal ha sido de la altura habitual: “garanticen mi seguridad allá y vamos a juicio; aprovechemos la oportunidad para reconstruir el acuerdo para ayudar a proteger Isla del Coco de la pesca ilegal que es lo importante”. Mientras el sector pesquero clama por “ayudas y subvenciones porque hay muy poca pesca”… ¿por qué será? me pregunto. ¿Porqué se nos están muriendo los Océanos?

Sobre el autor:

Carlos P. Cembrero. Ha sido “campaigner” en ONG como Greenpeace y Oceana. Actualmente colabora con Sea Shepherd




Secciones:   
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com