¿Sin nada que decir? Por Ángel Juárez Almendros (Riet)

¿Sin nada que decir? Por Ángel Juárez Almendros (Riet)

Una de las banderas que puedo enarbolar con más orgullo es que tras toda una vida luchando nadie ha sido capaz de silenciarme. Quien me conoce sabe perfectamente que a mí no me calla nadie, que no tengo ni dios ni amo, que si quiero decir algo lo digo, y no me importa que mi interlocutor sea el Rey de España, el Papa de Roma o el vecino del quinto. No dejar de decir jamás lo que pienso es para mí una conquista, un logro de mi revolución personal, pues en este mundo que a veces peca de ser demasiado políticamente correcto conozco a pocos que lo hagan. Lo diré sin rodeos: estoy orgulloso de mi labia y presumo de no morderme la lengua. Por todo ello se me hace difícil, extremadamente difícil, haceros la siguiente confesión: en los últimos tiempos me he quedado sin palabras. Sin nada que decir. Mudo. Vacío.

Donald Trump campaigns in Aiken, South Carolina, USANo sé muy bien cuándo empezaron los síntomas, si este mutismo ha ido in crescendo o ha aterrizado de golpe, si es una cuestión de agotamiento físico o mental, si se curará solo o tendré que ir al médico o al psicólogo, si tiene efectos secundarios o es contagioso (no os acerquéis demasiado a mí, por si acaso). Lo único que sé con absoluta certeza es que es la primera vez que me ocurre. Maldita sea. Yo, acostumbrado a otear desde mi atalaya todo aquello que no funciona para denunciarlo, me he quedado sin palabras. Yo, que siempre he sacado pecho por mi locuacidad, no tengo nada que decir. Me siento como un globo que acaba de explotar. Busco las palabras pero no las encuentro. Es más: se me están quitando las ganas de buscarlas. Me siento… mudo. Y vacío por dentro.

¿Sin nada que decir?

No sé muy bien por qué me está pasando todo esto… pero tengo algunas sospechas. Quizás no me ha sentado bien que después de tanto tiempo sin gobierno hayamos vuelto al principio y no pueda quitarme de encima la sensación de haber perdido un año para acabar peor de lo que estábamos. También es probable que me haya afectado que el PSOE, un partido al que no hace tantos años respetaba, haya decidido inmolarse a la vista de todos y sin ninguna vergüenza. Y quizás me ha pasado factura la desilusión provocada porque aquellos que se creen propietarios de la izquierda no han asumido (o, mejor dicho, no han querido asumir) que los tiempos han cambiado y que existen otras izquierdas en España…

Y todas estas conjeturas me conducen a otras. Quizás mi mutismo se deba a que soy incapaz de comprender cómo más de sesenta millones de personas han escogido a un presidente xenófobo, misógino y vomitivo. Quizás el origen de mi trauma tiene nombres concretos: Marine Le Pen, Nigel Farage, Amanecer Dorado. O quizás me he quedado sin palabras porque estoy viendo en directo cómo los ciudadanos estamos descuartizando nuestra democracia de manera sádica, y cómo aquellos valores por los que tanto hemos luchado (libertad, igualdad, pluralismo, solidaridad…) están siendo enterrados por las personas que más deberían defenderlos. Puede ser que mi mudez se deba a que existen ideas en mi cabeza que, por primera vez, prefiero no expresar.

Releo lo escrito hasta ahora y compruebo con satisfacción que las palabras han vuelto a brotar de dentro de mí. Necesitaba expulsar estas sucias ideas, y escribir este artículo bien podría ser un acto de purificación. En realidad, estaba convencido de que mi mutismo iba a ser transitorio y las palabras iban a volver más pronto que tarde. A mí no me calla nadie, y mi vida no tendría sentido si no denunciase todo lo que me desagrada. Pero entended que en estos tiempos tan jodidos que estamos viviendo uno se venga abajo de tanto en tanto. Cumplamos con nuestra expiación, carguemos nuestra mochila, por pesada que sea, y sigamos caminando. No desfallezcamos por duro que sea. El idealismo y la utopía son ahora más necesarios que nunca.

Ángel Juárez Almendros, presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània y de la Red Internacional de Escritores por la Tierra

Sense res a dir?

Una de les banderes que puc enarborar amb més orgull és que després de tota una vida lluitant ningú ha estat capaç de silenciar-me. Qui em coneix sap perfectament que a mi no em calla ningú, que no tinc ni déu ni amo, que si vull dir alguna cosa la dic, i no m’importa que el meu interlocutor sigui el Rei d’Espanya, el Papa de Roma o el veí del cinquè. No deixar de dir mai el que penso és per a mi una conquesta, una fita de la meva revolució personal, ja que en aquest món que de vegades peca de ser massa políticament correcte conec poca gent que ho faci. Ho diré sense embuts: estic orgullós de la meva retòrica i presumeixo de no mossegar-me la llengua. Per tot això se’m fa difícil, extremadament difícil, fer-vos la següent confessió: en els últims temps m’he quedat sense paraules. Sense res a dir. Mut. Buit.

No sé ben bé quan van començar els símptomes, si aquest mutisme ha anat in crescendo o ha aterrat de cop, si és una qüestió d’esgotament físic o mental, si es curarà sol o hauré d’anar al metge o al psicòleg, si té efectes secundaris o és contagiós (no us acosteu massa a mi, per si de cas). L’únic que sé amb absoluta certesa és que és la primera vegada que m’ocorre. Ja té nassos… Jo, acostumat a observar des de la meva talaia tot allò que no funciona per denunciar-ho, m’he quedat sense paraules. Jo, que sempre he tret pit per la meva loquacitat, no hi tinc res a dir. Em sento com un globus que acaba d’explotar. Busco les paraules però no les trobo. És més: se m’estan traient les ganes de cercar-les. Em sento… mut. I buit per dins.

No sé ben bé per què m’està succeint tot això… però tinc algunes sospites. Potser no he paït bé que després de tant de temps sense govern haguem tornat al començament i no pugui treure’m de sobre la sensació d’haver perdut un any per acabar pitjor del que ja estàvem. També és probable que m’hagi afectat que el PSOE, un partit que no fa tants anys respectava, hagi decidit immolar-se a la vista de tots i sense cap mena de vergonya. I potser m’ha passat factura la desil·lusió provocada perquè aquells que es creuen propietaris de l’esquerra no han assumit (o, millor dit, no han volgut assumir) que els temps han canviat i existeixen altres esquerres a Espanya…

I totes aquestes conjectures em condueixen a unes altres. Potser el meu mutisme és degut al fet que sóc incapaç de comprendre com més de seixanta milions de persones han escollit un president xenòfob, misogin i vomitiu. Potser l’origen del meu trauma té noms concrets: Marine Le Pen, Nigel Farage, Alba Daurada. O potser m’he quedat sense paraules perquè estic veient en directe com els ciutadans estem esquarterant la nostra democràcia de manera sàdica, i com aquells valors pels quals tant hem lluitat (llibertat, igualtat, pluralisme, solidaritat…) són enterrats per les persones que més haurien de defensar-los. Pot ser que la meva mudesa sigui deguda al fet que hi ha idees al meu cap que, per primer cop, prefereixo no expressar.

Rellegeixo l’escrit fins aquest punt i comprovo amb satisfacció que les paraules han tornat a brollar de dintre meu. Necessitava expulsar aquestes idees brutes, i escriure aquest article bé podria ser un acte de purificació. En realitat, estava convençut que el meu mutisme era transitori i les paraules tornarien més aviat que tard. A mi no em calla ningú, i la meva vida no tindria sentit si no denunciés tot allò que em desagradada. Però enteneu que en aquests temps tan fotuts que estem vivint un acabi ensorrant-se de tant en tant. Complim amb la nostra expiació, carreguem la nostra motxilla, per pesada que sigui, i seguim caminant. No defallim per dur que sigui. L’idealisme i la utopia són ara més necessaris que mai…

Ángel Juárez Almendros, president de Mare Terra Fundació Mediterrània i de la Red Internacional de Escritores por la Tierra




Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR