Efeverde /  /  La Meteorología determina las motivaciones de viajar. El factor ambiental. Por Arturo Crosby

La Meteorología determina las motivaciones de viajar. El factor ambiental. Por Arturo Crosby

La Meteorología determina las motivaciones de viajar. El factor ambiental. Por Arturo Crosby

El factor ambiental tiene una altísima importancia en el turismo y concretamente a la hora de viajar o comprar un viaje (proceso de toma de decisiones), tanto cuando se hace la reserva a última hora, que es cuando mas se basa la decisión en las predicciones meteorológicas, como cuando se reserva con bastante tiempo de antelación, que entra en juego los parámetros de la climatología, tanto a nivel regional, provincial,… como de microclima.

Salvo en determinados productos turísticos en los que la incidencia ambiental influye mínimamente, en el resto por poco tiempo que se este expuesto al exterior, su influencia es alta o muy alta.

También es cierto que puede existir ciertos segmentos de demanda que pueden buscar o no importarles que los factores climáticos supuestamente adversos para viajar (lluvia, nieve, frio, calor intenso,…) puedan ser un atractivo o un valor añadido.

Es necesario recordar que para que existan paisajes verdes, es preciso una precipitación continuada, sin la cual seria imposible disfrutar de esos colores o por el contrario, para experimentar las sensaciones que produce el desierto o la observación de estrellas, es imprescindible una ausencia de precipitaciones continuada también.

Los factores ambientales, como los climáticos, condicionan los diferentes tipos de paisaje y a su vez los usos del suelo, la forma de vivir, gastronomía, arquitectura local, etc. es decir la cultura de cada rincón del mapa.

Esto es todavía mas evidente y llamativo, si colocamos un zoom e identificamos la multitud de microclimas y micropaisajes, que sin duda alguna, incrementan el valor de la experiencia turística para los visitantes.

Las previsiones meteorológicas auguran vacaciones con lluvia o con sol

Ahora bien, cuando nos referimos a la meteorología, sabemos que no es una ciencia exacta, pero si se pueden realizar predicciones matemáticas, logrando pronósticos muy acertados, a niveles de precisión muy alto, tanto como a una escala municipal, pero como digo no es exacto y esto es el principal problema y riesgo, para su aplicación turística.

Es bien conocida las quejas de viajeros, así como del empresariado turístico, cuando se pronostica lluvias o tiempo adverso, en temporada vacacional provocando un descenso notable de las reservas. Lo peor es cuando además el pronóstico no se cumple, como ocurre lamentablemente en más de una ocasión.

O lo opuesto, cuando se pronostica sol, nieve, viento, etc. acordes a las actividades que la demanda tenga previstas y no se cumple, ocasiona grandes frustraciones que repercuten en la calidad de la experiencia y por tanto influye negativamente en el destino.

Para complicar mas la situación, los pronósticos cada vez se hacen mas difíciles, ya que intervienen mas variables, como las inducidas por el cambio global-climático, que rompe incluso los tradicionales refranes de la sabiduría popular rural (aunque no mucho o a grandes rasgos, todavía).

Lo ideal, que tanto viajeros, como destinos (oferta turística), tengan planes flexibles, capaces de anticiparse o al menos reaccionar o adaptarse a estos factores externos, convirtiéndolos en oportunidades.

Un cordial saludo

Arturo Crosby

Editor Naturalae




Secciones: