Inicio /  /  /  Un 3,5% del agua servida en España se pierde en los sistemas de distribución urbanos

GESTIÓN AGUA

Un 3,5% del agua servida en España se pierde en los sistemas de distribución urbanos

Un 3,5% del agua servida en España se pierde en los sistemas de distribución urbanos

Un 3,5 por ciento de los metros cúbicos de agua servidos en España se pierde anualmente en los sistemas de distribución de las poblaciones, según el cuarto número de Aquae Papers, presentado hoy en Madrid.

La publicación, editada por la Fundación Aquae, en esta ocasión analiza la eficiencia de los recursos hídricos en los sistemas de distribución y estudia la gestión del agua no registrada (la diferencia entre la cantidad que entra en el sistema y la que llega a los puntos de consumo).

Minimizar el agua no registrada debe ser “prioritario” para no perder recursos, aunque el 3,5 por ciento que se pierde en los sistemas urbanos es “relativamente bajo”, ha explicado el coordinador de la publicación, Manuel Cermerón.

En cambio, en la industria y la agricultura, usos que representan los mayores porcentajes de consumo en España, un 22% y un 60% del total respectivamente, los sistemas de distribución no son tan eficientes.

En el área urbana, se han realizados esfuerzos “significativos” en los últimos 20 años por lo que han disminuido estas pérdidas, pero en los usos industriales y agrícolas todavía queda un amplio espacio para mejorar, ha señalado Cermerón.

Para ejemplificar el volumen de recurso hídrico que se desperdicia, Cermerón ha indicado que en el sector metalúrgico, donde se puede alcanzar hasta un nivel del 70 o el 80 por ciento de reutilización del agua, en España no se llega ni al 1 por ciento.

FOTO 1En la gestión del agua, además de asegurar un suministro continuo, unas prestaciones aceptables y las máximas garantías sanitarias, debe conseguirse que el máximo volumen posible de agua que haya entrado en la red llegue a los puntos de consumo.

Para mejorar la eficiencia, se pueden incorporar tecnologías ya existentes como el telecontrol del sistema, el control el tiempo real de la red, el control de los fraudes o equipos “busca fugas”.

Según Cermerón, invertir para reducir estas pérdidas es “necesario”, pero la mejora de la eficiencia tiene también un límite, por lo que hay que encontrar el punto de equilibrio entre la reducción del agua no registrada y los costes económicos, ambientales y sociales que supone su minimización.

“Hay que evaluar los costes que la comunidad está dispuesta a soportar y además habrá que ver cuál es su disponibilidad de agua, porque si hay problemas de escasez probablemente querrá optimizar al máximo sus recursos hídricos“, ha comentado Cermerón.

Este número de Aquae Papers utiliza datos procedentes del Instituto Nacional de Estadística y ha sido realizado en colaboración con el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com