SALUD ECOLÓGICA

Las sustancias químicas “nos envenenan silenciosamente” denuncia especialista

  • La prevención y la toma de conciencia personal son fundamentales para enfrentar este desafío

Las sustancias químicas Carlos de Prada (a la izquierda) durante una conferencia. EFE/Miriam Muñoz.

Efeverde.- La mayoría de ambientadores, desodorantes, detergentes y muchos otros productos caseros incorporan sustancias químicas tóxicas en su composición como ftlatatos o bisfenol A, que "nos envenenan silenciosamente", ha denunciado en entrevista a Efeverde el periodista ambiental Carlos de Prada.

La UE tiene autorizado el uso de “más de 100.000 productos químicos y no todos afectan a nuestra salud, pero un número elevado son sustancias peligrosas”, advierte el presidente del Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental (FODESAM), citando ejemplos como los 1.500 productos que tienen efectos cancerígenos, otros tantos que afectan a la calidad reproductiva o los 800 identificados como disruptores endocrinos, capaces de alterar el equilibrio hormonal.

De esta forma, el cuerpo humano termina siendo receptor de cientos de sustancias tóxicas que resulta difícil de eliminar cuando “la población occidental pasa una media de un 90 % de su tiempo en espacios cerrados y, en Europa, un 50 % del tiempo en el hogar”.

De Prada insiste en que “los niveles supuestamente seguros fijados por la industria química no lo son tanto” puesto que “es la propia industria quien elabora los informes de evaluación de riesgos de sus productos, y esos informes son secretos”.

En el caso de los disruptores endocrinos “la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) denunció que los sistemas de test oficiales no sirven porque han quedado obsoletos y aún así continúan aplicándose”.

Efecto cóctel

Este especialista ha explicado a Efeverde que, hasta 2008, la UE ni siquiera exigía la incorporación de estudios científicos académicos, “o sea, estudios de ciencia seria” en los dosieres presentados para conseguir luz verde a la comercialización de productos como los pesticidas que “cada vez tienen menos efecto contra las malas hierbas y los insectos, además de matar todo tipo de polinizadores y crear plagas secundarias”.

A ello hay que sumar el “efecto cóctel” pues los sistemas de evaluación de riesgo miden los efectos de exponerse a un solo pesticida “pero esto es irreal, porque en realidad estamos expuestos a una mezcla de ellos…, sustancias que por separado pueden no tener efecto en el cuerpo humano generan problemas al combinarse”.

De Prada explica que según las propias cifras de la UE, el 26 % de las muestras agrícolas analizadas muestran esa amalgama de sustancias: “una sola pera, una sola fresa, puede contener restos de 15 pesticidas diferentes”.

Algunos países europeos como Dinamarca o Francia están tomando ya medidas contra este problema “y en España deberíamos hacer lo mismo con más razón porque somos el país europeo con mayor porcentaje de uso de estos productos, el 19,9 % de todos los pesticidas que se emplean en la UE”, según datos de Eurostat.

La importancia de la prevención

Este mismo lunes, la Sociedad Española de Oncología Médica ha reconocido que la incidencia del cáncer en España ha crecido “más de lo previsto” con cerca de 250.000 casos en 2015, si bien las cifras de supervivencia de estos pacientes han mejorado.

El cáncer es una enfermedad “con muchos factores desencadenantes y la contaminación química es uno de ellos, igual que sucede con la diabetes o la obesidad” recuerda este experto, para quien el problema más grave es “la ausencia de prevención”.

María Neira, directora del departamento de salud pública y medio ambiente de la OMS, “me reconocía recientemente que se invierte apenas un 2 % en prevención y ni siquiera en primaria, sino en secundaria”.

“Casi todo el dinero va a diagnóstico y tratamiento pero si la enfermedad crece, ¿no sería lógico incidir más en la prevención?”, se pregunta De Prada, quien estima que esta regla debería aplicarse a todos los problemas ecológicos: “en los incendios, se gasta todo en extinción en lugar de prevenirlos; en residuos, se gasta en su gestión en lugar de incentivar su no generación…, y así todo.”

Para afrontar el problema, este especialista propone combinar medidas oficiales -prohibir o restringir severamente los contaminantes químicos, superando “los fuertes intereses de la industria”– e individuales -incrementar la concienciación ciudadana como consumidores reduciendo el uso de productos tóxicos y aumentando el consumo de alimentos ecológicos, entre otras propuestas-.

Para favorecer esta toma de conciencia, De Prada ha inaugurado con su ponencia Tóxicos cotidianos el ciclo de conferencias de la plataforma PH-Thuban Conciencia, cuyo objetivo es convocar a expertos en distintos ámbitos para tratar sobre todo lo relacionado con la mejora de la salud, el medio ambiente, la sociedad y el planeta pues “no puede haber gente sana en un planeta enfermo”.

ppm




Secciones:            
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta y cinco años de experiencia, siempre interesado en el medio ambiente, la ciencia y las nuevas tecnologías.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies