AUSTRALIA BALLENAS

Sea Shepherd acusa a los balleneros japoneses de un ataque en la Antártida

Sea Shepherd acusa a los balleneros japoneses de un ataque en la Antártida

La organización ecologista Sea Shepherd denunció hoy que la flota ballenera japonesa realizó anoche un ataque "no provocado" de seis horas contra uno de sus barcos, el Bob Baker, en las aguas de la Antártida.

Los arponeros nipones, el Yushin Maru y el Yushin Maru 3, cruzaron más de treinta veces la proa del barco ecologista con cables metálicos en un aparente intento por dañar los timones y propulsores del navío australiano.

El barco de Sea Shepherd trata de evitar la caza de ballenas en el continente helado, según un comunicado divulgado por la propia organización en Australia.

El Bob Barker se encontraba en el momento del ataque a unos once kilómetros del Nisshin Maru, el buque factoría de la flota ballenera japonesa, que el domingo por la mañana fue localizado por tercera vez.

Durante el incidente, los ecologistas indicaron que los balleneros japoneses los apuntaron con potentes luces para cegarlos e impedir su navegación y arrojaron hielo contra las pequeñas embarcaciones que intentaban repeler el ataque, que culminó con el alejamiento del Nisshin Maru.

A pesar del ataque que, según remarca la organización, supone una violación a las regulaciones internacionales para la prevención de colisiones en alta mar, el capitán del Bob Barker, Peter Hammarstedt, aseguró que su tripulación seguirá luchando contra la matanza “feroz” de cetáceos.

Se trata del segundo ataque este mes contra el Bob Barker, después de un incidente a principios de febrero.

 A la espera de la decisión del Tribunal de La Haya

La campaña de Sea Shepherd contra la caza de cetáceos en la Antártida tiene lugar mientras se espera la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la legalidad de la caza de ballenas por parte de Japón.

Australia denunció a Japón ante el Tribunal de La Haya por la supuesta violación de la Convención Internacional para la Reglamentación de la Caza de Ballenas, firmada en 1946 para promover la conservación de estos animales y desarrollar la industria ballenera de manera sostenible.

También acusó a Japón de transgredir el mandato de moratoria total de las capturas con fines comerciales de estos mamíferos, que entró en vigor en 1986.

Japón, que abandonó temporalmente la caza de ballenas ese año, defiende que su programa está amparado por el artículo VIII de la Convención de 1946, que permite la caza de ballenas con fines científicos. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies