ONU MEDIO AMBIENTE

Preocupación en la población iraquí por la huella tóxica del conflicto

Preocupación en la población iraquí por la huella tóxica del conflicto Foto de archivo de un atentado en Hila, en el sur de Irak, en 2014. EFE/Khider Abbas

El conflicto en Irak ha dejado una huella tóxica de destrucción que podría tener consecuencias severas en la salud de sus ciudadanos y en los esfuerzos de reconstrucción, señaló hoy Naciones Unidas en el marco de su Asamblea medioambiental UNEA-3 que se celebra en Nairobi.

Según un nuevo informe de la organización holandesa de paz PAX, “Vivir bajo un cielo negro”, los meses de quema de pozos de petróleo dejaron un paisaje ennegrecido y los grandes derrames de petróleo contaminaron tierras agrícolas y ríos.

Contaminación por petróleo

El informe, presentado esta mañana en Nairobi durante la segunda jornada de la UNEA-3, mostró también un peligroso aumento de la refinación de petróleo artesanal, con más de 1.600 pequeñas refinerías en 20 localidades en el norte de Irak.

La investigación incluye el testimonio de civiles de Al Qayyarah, una ciudad petrolera cerca de Mosul, donde los pozos de petróleo fueron incendiados por combatientes retirados de la organización terrorista Estado Islámico (EI), algunos de los cuales ardieron durante más de ocho meses.

La población local reclamó apoyo para limpiar la contaminación por petróleo y un seguimiento de su salud, ya que vive bajo una nube nociva que afecta a su entorno de vida, suelo, fuentes de agua y ganado.

“Nuestros hallazgos demuestran la necesidad de proporcionar un apoyo sostenido a las comunidades afectadas por restos tóxicos de guerra, y tomar estas preocupaciones en serio”, dijo el líder del proyecto de PAX y autor del informe, Wim Zwijnenburg.

“Los riesgos de la salud ambiental tienden a subestimarse, y pasarse por alto en el trabajo humanitario y la reconstrucción, pero tienen el potencial de crear riesgos agudos y crónicos para la salud de los civiles”, denunció Zwijnenburg.

Huella tóxica del conflicto

Los daños en las áreas urbanas, incluido Mosul, generaron millones de toneladas de escombros, a menudo mezclados con materiales peligrosos, mientras que infraestructura crítica como centrales eléctricas y sistemas de alcantarillado pueden añadir riesgos perjudiciales, denunció la ONU en un comunicado.

Los ataques del EI contra las instalaciones petroleras en torno a Kirkuk y Baiji también provocaron derrames de petróleo en el río Tigris y se extendieron por grandes extensiones de terreno agrícola.

El medio ambiente, víctima silenciosa del conflicto

“El medio ambiente es una víctima silenciosa en cualquier conflicto, pero sabemos que la recuperación a largo plazo y la consolidación de la paz también depende de tomar medidas claras para reparar el daño ambiental”, alertó el director ejecutivo de ONU Medioambiente, Erik Solheim.

El informe se presentó ante líderes políticos y de la sociedad civil llegados de todo el mundo, que se reúnen hasta mañana en Nairobi con el fin de alcanzar un acuerdo hacia una “contaminación cero” y prevenir así un daño que aún es reparable pero que necesita de acciones “urgentes”. Efeverde




Secciones:                    
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies