FOTOGRAFÍA NATURALEZA

Pintar con luz, la fotografía de la naturaleza de Fernando Manso

Pintar con luz, la fotografía de la naturaleza de Fernando Manso Imagen cedida por el fotógrafo Fernando Manso. EFE

En el mundo de la naturaleza, la paciencia es el elemento más importante, y ese es el factor que determina las fotografías de Fernando Manso, quien ha reunido  imágenes de Galicia, Asturias, Cantabria, Navarra y parte de León en una exposición en la Galería Ansorena.

“Pintar con luz”, así define Manso, en entrevista con la Agencia Efe, sus fotografías de la naturaleza, que distan mucho de ser simples paisajes.

Se declara “un romántico”, que cree todavía en la fotografía de “observar y esperar”, por ello solo dispara cuando cree que es el momento, y es lo que ha hecho para la exposición ‘Norte’, que estará abierta hasta el 3 de abril.

El fotógrafo madrileño afirma que tuvo “la gran suerte” de tener un padre arquitecto que todos los domingos le paseaba por uno de los diferentes museos de la capital española.

Esas visitas por el Museo del Prado, el Sorolla, el Lázaro Galdeano, le contagiaron de “sensibilidad y arte” para aprender a mirar la naturaleza.

Al finalizar sus estudios, se dio cuenta de que “lo suyo” estaba relacionado con la imagen, el cine, la pintura o la fotografía, y se decidió por esta última.

Empezó por su cuenta en los años ochenta, y tras diez años de trabajo en una agencia de publicidad, periodo en el que hizo mucho paisajismo y fotos de gente en “situaciones curiosas”, decidió hacer algo más de autor.

FernandoManso2

Fotografía cedida por Fernando Manso. EFE

Cámara de placas

Con su cámara de placas y negativos, los mismos que aún le acompañan, se inclinó por hacer imágenes de otro Madrid, “no el postalero”, sino uno más romántico, más onírico y persona.

De ahí nació su libro ‘Madrid’, prologado por el pintor Antonio López, y en cuya portada aparece una fotografía del Palacio de Cristal en el Parque del Retiro en la que tardó 18 días para conseguir el momento.

“Tenía en la cabeza algo para transmitir, soy muy, muy paciente”, asegura, y no lo puede negar, tras explicar que en 2012, pasó 500 horas en El Alhambra para hacer un libro sobre ese edificio histórico.

Dice que fue un trabajo duro, por las 12 horas diarias que pasó hasta captar la luz que deseaba.

“Busco transmitir algo más que una foto bonita, algo que transmite mucho más”, sostiene, de ahí que le acompañe desde los años 90 una cámara de placas de gran formato.

Es un sistema muy lento, que le permite captar las imágenes que quiere, las que tiene “metidas en la cabeza”, manifiesta, y explica que puede llegar a un lugar, encontrar la luz adecuada, y en un segundo hacer la fotografía. “Pero he llegado a tardar hasta tres años en hacer la que quería”.

Se declara defensor de la luz y de la naturaleza.

“Me preguntan siempre cómo puedo tardar tanto en observar algo”, ese algo que intenta transmitir como una “poesía de imágenes”, de respeto a lo natural, al agua.

“El agua está implícita en mis fotografías”, sostiene, y dice que le afecta mucho emocionalmente ver el despilfarro que se hace de los recursos naturales.

Tras recorrer muchos lugares, y España de punta a punta, asegura que le invade un pequeño rencor cuando ve que se cortan árboles de forma innecesaria, como cuando llega una papelera o una empresa que daña un río.

Hay mucho que hacer aún para concienciar a la gente, asevera. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR