Inicio /  /  /  /  Ice Diver ensaya primera inmersión nocturna bajo hielo en España

BUCEO HIELO

Ice Diver ensaya primera inmersión nocturna bajo hielo en España

  • La sensación térmica varía en cerca de 30 grados una vez bajo el agua

Ice Diver ensaya primera inmersión nocturna bajo hielo en España Un momento de la inmersión en imagen cedida por Pablo Albuichec de la III Ice Diver. EFE

El valenciano Óscar Noguera, organizador del Ice Diver, la mayor concentración de buceo bajo hielo en España, ha liderado este año la primera inmersión nocturna de este tipo coordinada en la península ibérica.

La tercera edición de la Ice Diver tuvo que ser aplazada durante varias semanas por culpa de un temporal, pero finalmente se desarrolló durante el fin de semana del sábado 7 y domingo 8 de marzo en el Ibón de Baños de la localidad aragonesa de Panticosa, según un comunicado facilitado por el Centro de Buceo 7 mares.

Casi medio centenar de buzos se sumergieron en unas aguas a muy baja temperatura tras practicar un par de agujeros de casi 60 centímetros en la capa helada, en una experiencia extrema y especializada de buceo, en la que Noguera ha experimentado de forma regular en los últimos años.

La diferencia de temperaturas a la que se enfrenta el cuerpo en esta situación es de casi 30 grados, al pasar de los 5 grados en superficie a 1 grado bajo el agua donde tras casi 15 minutos de inmersión la sensación térmica es de casi 20 grados bajo cero, según la información facilitada por el comunicado.

Cortando el hielo para proceder a la inmersión en imagen cedida por Pablo Albuichec de la III Ice Diver.

Cortando el hielo para proceder a la inmersión en imagen cedida por Pablo Albuichec de la III Ice Diver.

A estas condiciones hay que sumar la dureza de la práctica nocturna, en la que sólo 12 buzos expertos se sumergieron por pareja, iluminados por focos, a partir de las 22:00 horas.

Allí permanecieron un máximo de 16 minutos pues el tiempo máximo que estiman los expertos se puede estar bajo el agua en estas circunstancias sin correr peligro es de unos 20 minutos.

Según Noguera, “bucear bajo el hielo es algo extraordinario pero necesitas mucha preparación” y un paso más allá supone hacerlo por la noche puesto que se trata de “una inmersión peligrosa pero muy bonita”, una experiencia “increíble” y “espectacular”.




Secciones:                
Pedro Pablo G. May
Periodista y escritor, con más de treinta años de experiencia, siempre interesado en el medio ambiente, la ciencia y las nuevas tecnologías. Ahora en EFEverde.