BIODIVERSIDAD OCÉANOS

Unos océanos mejor gestionados alimentarían a mil millones de personas al día

  • Así lo explica en una entrevista con EFEverde el sueco Lasse Gustavsson, nuevo director de Oceana en Europa.

Unos océanos mejor gestionados alimentarían a mil millones de personas al día Lasse Gustavsson, nuevo director de la organización Oceana en Europa. Oceana / Elisabeth.

Por Caty Arévalo. EFEverde.- Los océanos alimentan a diario a quinientos millones de habitantes del planeta y "con una gestión más sostenible podrían dar de cenar al doble de personas"; para lograrlo en un mundo en plena explosión demográfica la organización Oceana acaba de lanzar la campaña Salva los océanos, alimenta el mundo.

La iniciativa, que se lanzará a nivel internacional el 17 de marzo en San Sebastián, representa el “espíritu” del trabajo de esta organización, porque quieren que un océano bien gestionado “se convierta en una oportunidad para combatir el hambre y una garantía económica para los pescadores“, explica a EFEverde el sueco Lasse Gustavsson, nuevo director de Oceana en Europa.

Gustavsson está instalándose en Madrid, donde Oceana Europa tiene su sede europea, al tratarse del principal país pesquero de la región, y asegura que si algo ha aprendido durante más de dos décadas dedicado a la protección de la naturaleza -con anterioridad en WWF- es que “un proyecto de conservación jamás triunfará a largo plazo si no se diseña de cara al desarrollo económico y social”.

Si ha de reconocer algún error a las organizaciones ecologistas en las últimas décadas considera que puede haber sido el “desarrollar iniciativas de conservación sin tener en cuenta las necesidades de la gente”.

A su juicio, “ninguna campaña de protección de los océanos ni similar triunfará” si se hace “sin tener en cuenta los puestos de trabajo ni la necesidad de crecimiento de los países“, insiste Gustavsson, quien recuerda que aunque esta idea fue la base para definir el concepto “desarrollo sostenible” en la Cumbre de la Tierra de 1992, no siempre se ha trasladado a la práctica.

“En Oceana, por ejemplo, no nos oponemos a que la gente pesque o coma pescado, queremos que ambas cosas se hagan de manera más sostenible. Pensamos que la recuperación y la protección del hábitat y la gestión de pesquerías es la vía para salvar los océanos y alimentar el mundo“, señala Gustavsson.

De la Fundación cuyo “timón” acaba de tomar en Europa destaca que se distingue de otras dedicadas a la conservación de los océanos en que también “realiza investigación científica“, y “crea nuevo conocimiento” sobre nuestros mares, de los que se sabe -dice- “mucho menos que del espacio”.

Gustavsson es muy crítico con la gestión del mar que la UE ha llevado a cabo en los últimos 25 años: Los políticos europeos han gestionado la pesca al margen de las recomendaciones científicas, como si los peces fueran personas con las que pudieras negociar tasas de reproducción. Si la ciencia decía que no se podía coger más de una tonelada de cierta especie, ellos establecían dos“.

En esa línea, considera que “ha sido un gran logro que la nueva política pesquera común establezca que las cuotas deban atender a criterios científicos”, aunque reconoce que les queda mucho trabajo por hacer, ya que en el último Consejo de Pesca europeo, el pasado diciembre, “no tuvieron en cuenta ese criterio“.

Estableciendo cuotas pesqueras sin atender a las recomendaciones científicas, los ministros de Pesca europeos demuestran ser unos irresponsables; con su decisión no sólo ponen en riesgo los ecosistemas marinos: la sobrepesca acarrea desempleo, pérdidas económicas e inseguridad alimentaria”, advierte.

Tiene claro que otro de sus campos de batalla a nivel europeo será tratar de que se ponga freno a la pesca ilegal, que supone “una competencia injusta para los pescadores que hacen bien su trabajo y para los ciudadanos, porque se explota un bien de todos sin pagar impuestos”.

Según datos de Oceana, el valor del pescado capturado ilegalmente que se importó a la UE en 2010 ascendía a alrededor de 1.100 millones de euros.

En ese sentido, considera que, con la recién modificada Ley de Pesca Marítima, el Gobierno español “demuestra tomarse la pesca ilegal muy en serio” en tanto que “juzgará a cualquier ciudadano español que la practique independientemente del lugar del mundo donde la lleve a cabo”.

Esperamos que el Ejecutivo español se mantenga tan serio en la práctica como lo ha sido sobre el papel“, añade.

Aunque insiste en que Oceana no da guías sobre qué pescado comer o no, confiesa que en España no tomará “angulas del Norte” porque es una pesquería que está al 1% de lo que solía estar, por la pesca de alevines, y tampoco atún, “ya que aunque está mejor, aún no se ha recuperado del todo“.EFEverde




Secciones:                
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies