CARIBE SOSTENIBILIDAD

El Caribe busca la sostenibilidad mientras lidia con problemas más inmediatos

El Caribe busca la sostenibilidad mientras lidia con problemas más inmediatos

Las naciones caribeñas, muy vulnerables a los efectos del cambio climático, trabajan para diversificar sus fuentes de energía, proteger las zonas costeras vitales para el turismo y adaptar su agricultura, al tiempo que lidian con los problemas sociales y económicos más inmediatos.

“Las pequeñas naciones isleñas en vías de desarrollo están sufriendo ya consecuencias del cambio climático, como el aumento del nivel del mar y de las temperaturas”, dice a Efe Sara Valero, consultora en cambio climático para el Caribe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“La mayoría -explica- están en el cinturón de huracanes y cada año enfrentan un evento climático extremo, cuya frecuencia se espera que aumente con el cambio climático”.

La isla caribeña de Jamaica acoge esta semana la primera reunión de los Fondos de Inversión Climática (CIF) que se celebra en la zona de América Latina y el Caribe, un encuentro en el que el BID es uno de los organizadores y que reúne a gobiernos, sector privado, comunidades indígenas, organizaciones de desarrollo e investigadores.

Jamaica, paradigma de los retos del Caribe

Imagen de satélite del huracán Dennis sobre el Caribe, en julio de 2005.

Imagen de satélite del huracán Dennis sobre el Caribe, en julio de 2005. EFE/NOAA

Jamaica es el paradigma de muchos de los retos del Caribe en materia de cambio climático: La pregunta en este país, como en la mayoría de los de la región, es cómo buscar la sostenibilidad en un contexto de problemas sociales y económicos complejos.

“Acoger este foro nos ayudará a conectar con los que reciben los fondos y a involucrarles. A hacerles entender que el cambio climático les afecta”, señala a Efe el ministro de Medio Ambiente y Cambio Climático de Jamaica, Ian Hayles.

“Este encuentro nos permite ser líderes en una región que necesita encontrar el equilibrio entre la inversión para crecer y la protección del medio ambiente. El compromiso de nuestro Gobierno es ese”, añade Hayles.

Jamaica ejemplifica también otro de los grandes retos del Caribe en materia de cambio climático: el precio de la energía. “El Caribe es la región del mundo en la que más cuesta, y en Jamaica, en concreto, su precio es desorbitado”, explica por su parte Valero.

“Tienen que comprar combustibles fósiles en el mercado internacional, llevarlos a su país y, después, producir la energía, cuando podrían aprovechar recursos como las renovables”, añade.

Turismo y cambio climático

Las naciones del Caribe, con economías que tienen una gran dependencia del turismo, se enfrentan también a los efectos del cambio climático en sus playas, que se erosionan y se pierden en parte, poniendo en peligro uno de los sectores que más aporta al producto interior bruto (PIB) de estos países.

“El reto es desarrollar de manera complementaria los programas de adaptación -para paliar los efectos del cambio climático- y la mitigación -para abordar sus causas-. En adaptación, por ejemplo, si el nivel del mar ha aumentado, entonces debemos mover la infraestructura para asegurar la protección”, indica Valero.

Unas niñas esperan que se llene de agua potable una vasija, en Ilopango (El Salvador).

Unas niñas esperan que se llene de agua potable una vasija, en Ilopango (El Salvador). EFE/Roberto Escobar

Energía, agua, agricultura

“En mitigación, el Caribe debe diversificar la matriz de energía y apostar por las renovables, proteger las zonas costeras, impulsar la restauración de ecosistemas, introducir sistemas de recolección del agua de la lluvia, pensar en desalinizar el agua y después aplicar renovables en esa misma planta para mantener el proceso sostenible”, añade.

Según la experta, en líneas generales el riesgo y las medidas a tomar ante el cambio climático son prácticamente comunes en todas las naciones del Caribe, sobre todo en cuanto a los sectores afectados.

“Por ejemplo, en agricultura cada vez que vamos a hablar con un agricultor, sea de donde sea, siempre sale que no hay agua, que no sabe cuándo plantar porque las estaciones ya no son como antes, etcétera”, apunta Valero.

Jamaica es una de las 48 naciones beneficiarias de los fondos CIF, creados en 2008 como un compromiso de los países desarrollados para aportar recursos financieros a los proyectos climáticos en las naciones en vías de desarrollo.

“Necesitamos saber qué cantidad de esa inversión tiene un efecto positivo en nuestro pueblo. Los afectados deben ser parte activa del proceso de ejecución de estas dotaciones”, indica a Efe el director de la red de agricultores del Caribe, Jethro Greene.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es el organismo multilateral con el que el CIF organiza este año su foro. Los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) canalizan los fondos en los países piloto para garantizar un uso más efectivo, una dotación que suma hasta ahora 7.000 millones de dólares. EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR