ITINERARIO BOTÁNICO

El Botánico celebra el Día del Libro con una Vuelta al mundo en 80 plantas

El Botánico celebra el Día del Libro con una Vuelta al mundo en 80 plantas Foto facilitada por Real Jardín Botánico de Madrid de un azahar de México. EFE/Jesús García Rodrigo

Millones de hojas y flores se preparan hoy para recibir a los visitantes que quieran celebrar la duodécima edición del Día Internacional del Libro en el Real Jardín Botánico de Madrid con La Vuelta al Mundo en 80 plantas, que evoca el libro del escritor francés Julio Verne escrito en 1873.

No es la única actividad para celebrar la fiesta de la lectura, que se celebra en todo el mundo el 23 de abril, hay programadas otras enfocadas a todos los públicos, que de forma gratuita podrán disfrutar y leer en el Jardín Botánico.

Vuelta al mundo en 80 plantas

Este jardín madrileño ha recopilado desde su inauguración en el siglo XVIII, numerosos ejemplares de todos los rincones del planeta y La Vuelta al mundo por 80 plantas pretende llevar a quienes lo visiten hoy, a hacer un viaje por todos los continentes evocando el viaje del personaje de Verne, Phileas Fogg.

Botánico

Foto cedida por el Real Jardín Botánico del biólogo del CSIC Alejandro Quintanar durante la Vuelta al mundo en 80 plantas programada hoy por el Día del Libro. EFE/Jesús García Rodrigo

En la visita guiada por sus instalaciones, el biólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Alejandro Quintanar, ha explicado a Efe que hoy hablará a los visitantes sobre una serie de plantas que actualmente se encuentran en su máximo esplendor, unas con sus primeras hojas y brotes y otras ya en flor.

Para participar en esta actividad de pocas plazas disponibles (apenas 60), había que haberse apuntado con antelación en el RJB, y quien no lo haya hecho podrá pasear por los jardines guiándose con el folleto editado para la ocasión, aunque también se podrá intentar el próximo 18 de mayo en el marco del Día Internacional de la Fascinación por las Plantas.

Quintanar ha explicado que la ubicación de las plantas en este espacio ubicado al lado de la Cuesta de Moyano, uno de los puntos de venta de libros que nunca cierra en Madrid, no es aleatoria, sino que responde a las necesidades de luz y calor que tiene cada especie.

Sauzgatillo de Europa

La Vuelta por 80 plantas empieza por Europa con sauzgatillo (Vitex agnuscastus, Verbenaceae) arbusto bastante alto, que crece en las ramblas y en los cauces secos del occidente de la cuenca mediterránea y con flores lilas que aparecen avanzada la primavera.

“Es una planta que fue utilizada por las matronas romanas que la expandían sobre el lecho”, ha explicado Quintanar.

Ha añadido que además “los monjes masticaban hojas y frutos en los claustros porque se decía que reducía la lívido, todo dependiendo de la dosis, y de ahí su nombre ‘cordero casto'”.

“Tiene además principios activos muy útiles para regular la menstruación, regula la producción de estrógenos y por ello hay medicamentos que incluyen extractos de esta planta”.

El recorrido por Europa incluye ejemplares tan curiosos como un latonero (Celtis australis, Ulmaceae), los emborrachacabras (Coriaria myrtifolia, Coriariaceae), la nuez de la vejiga (Staphylea pinnata, Staphyleaceae).

Plantas de América del Sur 

Siguiendo el recorrido se pasa a América, con un ejemplar de las áreas montañosas de Chile y Argentina, el “pichi” o “Fabiana imbricata”, un arbusto de la especie de la familia de las Solanáceas, que tiene una flor acampanada, blanca y pequeña.

Imbricata, porque tiene hojas muy reducidas con la finalidad de reducir la vapotranspiración en su hábitat, es decir la pérdida de humedad ya que vive en lugares secos a lo largo de la cordillera andina, ha sostenido el biólogo del CSIC.

Fabiana, porque sus autores, los botánicos españoles Hipólito Ruiz y José Pavón, se la dedicaron a Francisco Fabián, un clérigo español ilustrado con una obra relevante en América.

Al igual que todas las solanáceas, ha manifestado Quintanar, la “Fabiana imbricata” es utilizada por las tribus indias para sus rituales, pero al igual que todas las de esta especie puede ser tóxica.

BotánicoAzahar2

Foto cedida por el Real Jardín Botánico de un azahar de México durante la Vuelta al mundo en 80 plantas programada hoy por el Día del Libro. EFE/Jesús García Rodrigo

Centro y Norteamérica

En otra de las paradas de la Vuelta, se llega a México y Centroamérica para ver un azahar (Choisya ternata, Rutaceae), de la familia de los cítricos, con flores blancas muy parecidas a las del limón, la naranja.

Su olor recuerda al del azahar, con hojas compuestas y muy resistente a la contaminación por lo que es muy utilizada en jardinería en muchas ciudades del mundo.

Siguiendo a zonas septentrionales, se llega a las cuencas de los grandes ríos, en el centro de América del Norte, con un naranjo de los Osages o de Luisiana (Maclura pomifera, Moraceae), árbol caducifolio de frutos muy grandes, no comestibles para el hombre.

“Como el fruto del aguacate, son plantas que para la dispersión de sus frutos hayan requerido de una fauna que los consumiese por sus esófagos más dilatados y grandes, como el extinto perezoso terrestre, que era depredador de estos frutos”, ha explicado Quintanar.

La corteza es muy rota, con un aspecto “muy agrietado y bello”.

NaranjoOsages

Foto de un naranjo de los Osages en el Jardín Botánico de Madrid durante la Vuelta al mundo en 80 plantas por el Día del Libro. EFE/Lourdes Uquillas

Recorrido por África

Y se llega a África, al lado de un “perejil arbóreo” (Heteromorpha arborescens, Umbelliferae), originario del este de África, desde Tanzania a Suráfrica, de la familia de las umbelíferas.

Se utiliza en la cocina como el perejil o el cilantro, y puede ser herbácea o arbórea, como el ejemplar del Botánico, y los aborígenes utilizan sus ramas para actividades de pesca.

Es un arbusto grande “al que si se machaca sus hojas, huelen a perejil”, ha asegurado Quintanar, y ha añadido que la flor en forma de umbelas (paraguas) aparece en verano, vive en zonas de barranco aunque también en zonas secas.

Siguiendo por el continente africano, se encuentra una “Dudleya davidia”, también llamada “salvia de budell” (Buddleja salviifolia, Buddlejaceae), con hojas muy parecidas a las de las salvias.

Vive en riberas y cauces de ríos y arroyos secos, tiene mecanismos para evitar la evaporación de agua de sus hojas, y terminales de flores que mucha gente al olerlas las asocia al perfume Channel, ha sostenido Quintanar.

En su hábitat natural, los habitantes aborígenes la utilizan como combustible.

Si se decide seguir por África, uno se puede encontrar con un zumaquero (Bencomia caudata, Rosaceae), un cuni (Searsia undulata, Anacardiaceae), o un mirto de El Cabo (Myrsine africana, Myrsinaceae).

Oceanía y Asia

Siguiendo los pasos de Fogg, puede uno pasar a Oceanía y toparse con un árbol botella (Brachychiton populneus, Malvaceae), un gandul (Myoporum laetum, Scrophulariaceae) o un kohuhu (Pittosporum tenuifolium, Pittosporaceae).

Pero si lo suyo es más la flora asiática, las flores se llevan la palma con una morera de papel (Broussonetia papyrifera, Moraceae), una pimienta japonesa (Chimonanthus praecox, Calycanthaceae) o una andrómeda formosana (Pieris formosa, Ericaceae).

Además de este recorrido, los visitantes podrán disfrutar de Los libros ilustrados más bellos de botánica, en la Biblioteca RJB, Recorrer la flora literaria de Cervantes, un Bookcrossing y finalmente un encuentro con el dibujante y escritor Miguel Brieva. Efeverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies