Una estrategia para terminar con la dependencia energética europea donde todos ganan

Una estrategia para terminar con la dependencia energética europea donde todos ganan

Tribuna de opinión en la blogosfera de EFEverde de Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace Internacional.-

Europa puede librarse de la dependencia energética de su proveedor de gas ruso y anotarse una victoria triple: en la independencia energética, el cambio climático y la economía. La respuesta a la amenaza epistolar del presidente Putin de cortar el suministro de gas a Europa vía Ucrania este 1 de junio está en el desarrollo de las energías renovables y la eficiencia energética. Es así de simple, pero los líderes políticos europeos deben demostrar coraje y liderazgo.

Si finalmente se lleva a cabo el corte de suministro, sería la tercera vez que Gazprom corta las exportaciones de gas a Europa. En 2006 y 2009, una situación similar dió como resultado que Eslovaquia se declarara en estado de emergencia, Bulgaria simplemente se quedara sin gas, Austria, Francia, Alemania, Hungría, Italia y Polonia reportaran una caída de 30% en la presión de las tuberías.

En las últimas semanas, los líderes de la UE, han estado luchando, una vez más, para generar medidas de emergencia que frenen esta situación. Pero en la reunión del Consejo del mes próximo, donde se debatirán las políticas energéticas y climáticas para después de 2020, los líderes europeos tienen la oportunidad de elegir una independencia real y romper el ciclo de la cooptación y el caos. Al optar por la eficiencia energética y las energías renovables, la UE puede fijar su propio rumbo para ahora y para siempre.

Sustituir los suministros energéticos procedentes de Rusia con energía nuclear o con combustibles fósiles provenientes de otros lugares, como se ha sugerido(como el Medio Oriente o África del Norte), no es la respuesta. El Corredor Meridional de gas previsto, por ejemplo, se espera inicialmente que ofrezca sólo 10-20 mil millones de metros cúbicos de gas al año, lo que equivale a un escaso 8% de las importaciones de gas ruso.

No deberíamos estar pensando en cambiar de proveedor, sino en dejar el hábito de la energías sucias. La elección no está entre Rusia y Arabia Saudita. La elección está entre los proveedores de energía limpias y sucias, entre el caos climático y los conflictos… en definitiva, es una elección entre el pasado y el futuro. Podemos optar por una situación en que todos ganemos: la gente, el clima y la economía.

La implementación de programas de rehabilitación energética en edificios como mejorar el aislamiento, podrían ofrecer importantes recortes en las importaciones de energía en cuestión de meses. Una instalación de paneles solares en la azotea se puede colocar en cuestión de semanas.

Tan solo en 2012, Europa construyó suficientes instalaciones nuevas de energía renovable para sustituir más del 10% de las importaciones de gas ruso y para dar energía a más de ocho millones de hogares, lo que genera un gran número de puestos de trabajo en el proceso.

El potencial para generar energía limpia es enorme. No solo podría cubrir casi la mitad de nuestra demanda de energía en 2030, pero con las políticas adecuadas, también podría reemplazar el equivalente de las actuales importaciones totales de la UE de gas de Rusia. También permitiría a los gobiernos europeos mostrar un verdadero liderazgo y convertir esta crisis en una oportunidad para una solución pacífica que corte nuestra dependencia de las fuentes que han sido los detonantes de guerras y conflictos desde hace siglos.

Apostar por los combustibles fósiles y la energía nuclear en la cumbre de junio de la UE simplemente ampliaría nuestra dependencia de los combustibles sucios, volátiles y peligrosos. Esto no solo debilitaría nuestra seguridad energética, sino también nuestra seguridad en general. Apostar por la energía limpia y moderna, crearía puestos de trabajo e industrias que nos daría una seguridad energética real. La respuesta es una red de tecnología limpia en Europa. Los costes están bajando, la tecnología está lista, y el tiempo es ahora. Esta crisis debe ser vista como una oportunidad.

Mientras que las empresas que apuestan por la energía nuclear, el petróleo, el carbón y el gas están presionando duro para mantenernos enganchados a sus combustibles sucios y peligrosos, hago un llamamiento a los líderes de la UE a tomar medidas para poner a la Unión Europea en el camino hacia la verdadera independencia y la seguridad. Como dijo Albert Einstein: “No podemos resolver nuestros problemas con el mismo nivel de pensamiento que los creó”. Los combustibles fósiles y la energía nuclear nos metieron en este lío: no nos van a sacar de ella. Las energía limpia sí lo hará.

Esta tribuna para EFEverde/EFEfuturo puede reproducirse citando al autor y el soporte en el que se publica




Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies