¿Quién en la UE sigue empeñado en cumplir con el Acuerdo de París?. Por (*) Femke de Jong

¿Quién en la UE sigue empeñado en cumplir con el Acuerdo de París?. Por (*) Femke de Jong

A medida que las negociaciones sobre las políticas europeas decisivas en materia de lucha contra el cambio climático se acercan a su fin, ha llegado el momento de hacer balance y preguntarse si Europa, que siempre saca pecho como “paladina” en favor de un planeta más verde, está realmente cumpliendo con sus compromisos internacionales, según asegura Femke de Jong, en una tribuna que publica EURACTIV, socio de EFE.

Hace dos meses publicamos en CMW un listado en el cual se mostraba que Suecia, Alemania y Francia eran los únicos países europeos que están en el buen camino para cumplir los compromisos del Acuerdo de París.

Suecia, Alemania y Francia, a la vanguardia

Ahora, los legisladores europeos están cerca de concluir sus negociaciones sobre la mayor herramienta climática de la UE: el denominado Reglamento sobre el Esfuerzo Compartido (ESR, por sus siglas en inglés). Esta legislación cubre gran parte de los gases de efecto invernadero de la UE y su objetivo es reducir las emisiones de sectores como el transporte, la agricultura, los edificios y la gestión de residuos en un 30% hasta 2030, entre otros desafíos.

Lamentablemente, varios países siguen queriendo manipular la principal legislación climática de la UE con cuñas y grietas para que todo les siga funcionando como hasta ahora. Esos países, que van desde Francia e Irlanda hasta Hungría y Polonia, están presionando para que se introduzcan distintos trucos contables y poder así eludir la acción contra el cambio climático en los sectores cubiertos por el ESR

En el otro fiel de la balanza, países como Alemania y Suecia quieren que la UE respete sus compromisos internacionales, y son el ariete de cara a construir una sociedad descarbonizada.

Se necesita más que nunca en Europa, y en otras regiones del mundo, una “coalición de los dispuestos”.

Un Parlamento Europeo dividido

Las negociaciones en el Parlamento Europeo también son difíciles por la división entre progresistas y conservadores, y también por las posturas nacionales.

Grupos políticos como los liberales, los socialdemócratas y los verdes quieren hacer de esta legislación climática un instrumento eficaz para limitar el calentamiento global: eso es alentador. Por ejemplo: proponen reducir la cantidad de créditos forestales que los países pueden usar para cumplir con sus objetivos, o disminuyen los riesgos asociados a depender de eliminaciones de carbono que pueden ser revertidas cuando los árboles son talados y quemados.

Los grupos conservadores, encabezados por el británico Ian Duncan y la española Pilar Ayuso, abogan, por el contrario, por cambios en la legislación que ponen en peligro la implementación del acuerdo global sobre el clima.

Con el pretexto de “premiar el pronto cumplimiento”, quieren permitir que los países usen “créditos de carbono” del período previo a 2020 cuando todavía se permitían para incrementar sus emisiones.

Esto podría significar que el objetivo de la UE para 2030 se cumple sobre el papel, pero que en la práctica las reducciones de emisiones (de gases de efecto invernadero) se quedarían lejos de cumplir con el prometido 30%.

¿Uso ilimitado de créditos forestales?

Los mismos grupos también han presentado (una propuesta) para un uso ilimitado de créditos procedentes de la gestión forestal para compensar las emisiones de los sectores agrícola y del transporte.

Ya queda claro que todos los sectores necesitarán contribuir a los esfuerzos para limitar el calentamiento global a 1,5 grados C para el final de este siglo. Si, por ejemplo, se permite que el sector agrícola siga emitiendo como hasta ahora hasta 2030, después se necesitarán recortes de emisiones 9 veces más profundos si queremos lograr nuestros objetivos (en materia de lucha contra el cambio) climático. Se trata de una carga desproporcionada para colocarla sobre las espaldas de la próxima generación de agricultores, cuyas economías estarán probablemente entre las más afectadas por los golpes desestabilizadores del calentamiento climático global.

Ciudades y regiones, a la vanguardia

Por ello: ¿Quién sigue buscando en Europa (cumplir) con los objetivos del Acuerdo de París? Parece que quienes hablan más en serio de combatir el cambio climático son, en general, quienes serán los responsables de aplicar la legislación ESR.

"Dígan a sus gobiernos nacionales que deben sumar a las ciudades y las regiones a la gobernanza de la ONU sobre el cambio climático. Díganles que ésa es la clave para cumplir las promesas de París", señaló el finlandés Markku Markkula, presidente del CdR en su intervención en Marrakech.

Archivo EFE / Markku Markkula, presidente del CdR en su intervención en Marrakech. EFE/COP22

Las ciudades y las regiones (de la UE) son conscientes de los beneficios directos que supone para sus ciudadanos reducir las emisiones: entre ellos una menor pobreza energética gracias a una profunda renovación de los edificios, un aire más respirable gracias a coches menos contaminantes y a ciudades más limpias, como resultado de mejores sistemas de gestión de residuos.

Las numerosas iniciativas locales están impulsadas por ambiciosas políticas locales a escala nacional y de la UE. Y es gracias a políticas como el ESR que la UE puede reforzar su relación con los (ciudadanos) europeos, aportando esos beneficios.

Este martes (30 de mayo de 2017), varios miembros de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo tendrán que elegir entre movernos más cerca de una Europa respetuosa con el medio ambiente o dar largas (a la protección del clima) en un momento decisivo, cuando es necesario incrementar drásticamente los esfuerzos climáticos de Europa. ¿Cuáles de las dos opciones será la elegida?

Para saber mas:

Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo (ENVI) 

Reglamento sobre el Esfuerzo Compartido (ESR)/Comisión Europea 

Acuerdo de París (Comisión Europea)

 

Femke de Jong

Femke de Jong

(*) Femke de Jong es directora para políticas de la Unión Europea (UE) en Carbon Market Watch (CMW), un grupo de presión que aboga por una protección del clima justa y eficaz.

Versión española: Fernando Heller (@EuroEFE)

Esta tribuna se publica de forma simultánea en Euroefe y EFEverde

(Las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su autor y no pueden ser atribuidas a EuroEFE.euractiv.es ni a ninguno de los asociados de la red europea de EurActiv ni a la agencia EFE).

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena   , director de EFEferde y EFEfuturo

     



Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies