En memoria de Rob Stewart. Por (*) Carlos P. Cembrero

En memoria de Rob Stewart. Por (*) Carlos P. Cembrero

El pasado martes 31de Enero de 2017 hemos perdido a un gran campeón de la lucha por la protección de los tiburones. En un desgraciado accidente de buceo, cerca de Islamorada (cayos de Florida), el ecologista y director de cine Rob Stewart nos ha dejado para siempre.

Tuve la inmensa suerte de conocerle, allá por el 2002, a bordo del Ocean Warrior, de Sea Shepherd Conservation Society. Me impresionaron su juventud, su determinación, su inmanejable Betacam de 25 kgs de peso y su mensaje: “Los tiburones nos temen, los estamos exterminando sin piedad y la salud de los océanos depende de que sigan regulando la cadena y trófica. Con su supervivencia va la nuestra”.

Stewart y los tiburones

En aquella campaña nadé con tiburones, por primera vez en mi vida, en Isla del Coco. Nos enseñó a amarlos y a respetarlos. Nos enseñó que percibir su estado de ánimo y actividad eran claves para poder aproximarse a ellos. Recuerdo que pensé “…lógico, nadie sensato tocaría un perro desconocido mientras come, ni tampoco saldría corriendo si se cruza con uno que pasea tranquilamente por un parque…”. No sé si la comparación era muy adecuada pero sí recuerdo que fue lo primero que se me vino a la cabeza.

También nos recuerdo a los dos en Ciudad Panamá colándonos en un mercado en el que se traficaba con todo tipo de fauna protegida o en un restaurante donde se servía sopa de aleta de tiburón o entrevistándonos con individuos “respetables” que sacaban tajada del exterminio de los tiburones. Él, aparentaba ser un investigador de una universidad interesada en estudiar los usos gastronómicos en américa latina, y yo, su asistente hispanoparlante. Fueron meses de desafíos, incertidumbres, aprendizaje y emociones intensas.

Su primera película “Sharkwater

De aquella aventura, e intentando denunciar la industria del corte de aletas de tiburón, nació su primera película “Sharkwater”. Presentada en festivales internacionales de cine de medio ambiente recibió premios y elogios para parar un tren. Creo que tantos elogios y premios llegaron a afectarle un tanto y tuvo que librar su inevitable pequeña batalla con la fama personal y sus consecuencias.

En 2006, me invitó a asistir al estreno de Sharkwater en Toronto y, durante un par de días, viví eso de las alfombras rojas y las fiestas de los estrenos (…todo ello muy sencillo y estilo “tribu ecologista”, no vaya a pensar nadie en otras excentricidades sin pies ni cabeza). Por allí andaba Rob un tanto desbordado y, hasta físicamente, se le notaba cambiado por el estrés y la vorágine que implicaban todo lo que estaba creciendo a su alrededor.

Volví a verle tiempo más tarde, de nuevo en un estreno de Sharkwater, esta vez en París. Allí me encontré con un Rob Stewart distinto. Se le notaba madurado y sereno. Más “aislado del mundanal ruido” y más tranquilo. Después del pase de la película y el coloquio nos fuimos a un garito parisino a escuchar música, a bailar y a brindar celebrando la vida sin estridencias. Me gustó mucho percibir cómo había vencido a la vorágine,…cerramos el local a las seis de la mañana y nos despedimos con un abrazo.

Después de Sharkwater rodó “Revolution” tratando de explorar la relación hostil de la humanidad hacia la naturaleza, y ha sido rodando su nueva película “Sharkwater Extinction” cuando ha sucedido el fatal accidente. Hace escasamente algunas semanas me mandó un mensaje desde Canarias Carlos Suarez. Carlos es un brillante y consumado fotógrafo submarino, amigo y compañero de expediciones. Me decía que estaba con Rob en ese momento porque había ido a Canarias a filmar. Intercambiamos mensajes de abrazos y propuestas de cenas y cervezas a la primera oportunidad.

También ha sido Carlos Suarez quien, el mismo día del accidente, me alertó de las malas noticias “…ha desaparecido tras emerger de un buceo…”. Pasaron tres días buscándolo. La familia movilizó barcos y voluntarios. Sea Shepherd destacó su embarcación “John Paul De Joria”. El Coast Guard americano embarcaciones y aeronaves. No ha podido ser. El viernes 3 de Febrero, por la noche, lo han encontrado a unos 100 metros de profundidad, plácidamente reposado en el lecho marino al que él pertenecía más que a ningún otro lugar.

Sirva este sencillo y apresurado relato como humilde homenaje y reconocimiento personal a un joven y valiente gigante de los océanos, y como muestra de cariño a su familia y amigos.

Adiós Rob compañero, muchas personas nunca dejaremos de agradecerte y admirar lo que has sido capaz de crear y el legado que tu pasión deja a la humanidad, descansa para siempre.

Carlos P. Cembrero

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena   , director de EFEferde y EFEfuturo

     



Secciones:   
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies